lunes, 28 de mayo de 2012

La doble imagen: Un rastro de plumas

El proyecto de este mes consiste en desarrollar una historia a partir de una imagen propuesta. La gracias es que se hace por parejas, de manera que cada uno hará su propia interpretación de la foto compartida.


Mi pareja en esta actividad es Kate PB y su historia la podréis leer en este enlace: Decisión culposa.

Por mi parte, he escrito una historia policíaca, con algún giro al final:


UN RASTRO DE PLUMAS


El inspector Montes llegó hasta la puerta de servicio del teatro, donde le esperaba Miguel Estébanez, el director. Había recibido media hora antes su llamada, pero no había querido entrar en detalles. Su voz había sonado bastante alterada y no le quiso forzar a decir más.
—Gracias por venir tan rápido, inspector Montes, estamos en un verdadero aprieto.
—No es nada, amigo Estébanez, dígame, ¿qué es lo que ha ocurrido?
—Aún no sabemos nada...
—Pero algo sí que ha pasado, ¿o no? Cuéntemelo, por favor.
—Ha desaparecido. La diva Carlota Martos. Me avisó la modista de que no contestaba y estaba preocupada por si le había pasado algo. Fui a su camerino. Llamé a la puerta, pero seguía sin contestar. No sabíamos que podía haber ocurrido, así que entramos. Pero dentro no había nadie.
—¿Sólo hay una puerta de acceso? ¿Hay alguna otra forma de entrar o salir?
—Sí, como es habitual, sólo hay la puerta para entrar. Bueno, este camerino tiene una pequeña ventana, pero es imposible salir por ahí, está en medio de la pared posterior del edificio, a demasiada altura sobre la calle.
—En todo caso, habrá que echar un vistazo, ¿no le parece?
—Sí, claro, vamos, acompáñeme, inspector Montes, es por aquí.
Ambos subieron por la escalera de servicio hasta la planta de los camerinos principales. En el pasillo había unas cuantas personas: operarios, asistentes y también alguno de los artistas. La misteriosa desaparición había creado expectación, y aunque todavía estaban con los preparativos previos al estreno, apenas faltaba un par de días.
Al entrar en el camerino, Montes observó que estaba ordenado, no había señales de que hubiese pasado nada extraño. Sólo había un detalle que desentonaba: unas brillantes plumas coloreadas, formando un montoncillo en el suelo.
—¿Qué son esas plumas?
—¡Ah, sí! Son parte del tocado que luciría en la representación. Se debía estar preparando para el ensayo general, que se hace con el atrezzo completo. Se actúa igual que para una representación normal, con toda la vestimenta completa.
—¿También ha desaparecido lo que iba a vestir?
—Esto... no, justo volvía la modista con el traje, ya que le habían hecho algunos arreglos de compostura, y se sorprendió bastante de que no contestase nadie desde dentro.
—¿Pero se había quedado con el tocado?
—Sí, antes se lo habían traído todo. Fue entonces cuando comprobaron que faltaban unas piezas, que la modista supuso que se habrían soltado y estarían todavía en el guardarropa. Por eso se fue de nuevo, para arreglarlo allí, sin tener que molestarla mientras lo hacía.
—¿Pasó mucho rato entre ir y venir?
—Poco más de un cuarto de hora, no demasiado.
—¿Y nadie ha vuelto a verla después?
—No, se ha esfumado por completo.
El inspector Montes examinó la pequeña estancia con detenimiento. Aun siendo el camerino de una diva, no era demasiado espacioso, pues como siempre, hay falta de espacio en un teatro de la ópera.
Aparte de las plumas en el suelo, no había nada más fuera de lugar. Se notaba que había habido alguien poco antes, pues encima del mueble tocador había algunos botes de crema y maquillaje, alguno abierto.
Lo que sí echó en falta fueron las pertenencias de la diva, no veía nada que identificase a quien había estado allí dentro.
—Una pregunta, Estébanez.
—¿Sí, inspector?
—Supongo que vendría con algún abrigo o lo que fuese, además de su bolso, ¿verdad?
—Sí, claro, ¿ocurre algo?
—No están, vea usted mismo.
El director se giró sorprendido y comprobó que era cierto, también habían desaparecido.
Entonces, el inspector Montes se acercó hasta la pequeña ventana que le habían mencionado y que no era más que un ventanuco. Vio que el pestillo no estaba echado y se subió a una silla para verlo más de cerca y observar fuera.
El ventanuco daba a una calleja, que quedaba hacia la parte posterior del edificio. Había poca luz, no era un lugar de paso y apenas había alguna farola que apenas iluminaba el entorno.
El inspector notó un movimiento, una sombra que parecía esconderse por los soportales, había algo familiar en la figura, pero la escasa luz no le permitía reconocer a quien andaba allá abajo.
De repente hubo como un estallido de luz, que le hizo apartar la mirada. Cuando volvió a mirar, solo vio unas volutas de humo, que ascendían lentamente. Se volvió hacia dentro, algo confuso, y bajó de la silla. Había dejado el ventanuco abierto y una corriente de aire se llevó las plumas que había en el suelo.
Miró al director, que se había quedado parado por la sorpresa y comprendió lo que tenía que decirle:
—Ella había llegado al final de su carrera y no quiso esperar más. Ha desaparecido como un Ave Fénix y algún día volverá, pero para eso tiene que pasar tiempo.


Selin

.

28 comentarios:

  1. ¡Qué buen relato! Intriga, misterio...Me gusta.... Creo que aquí te falta un "el": una corriente de aire se llevó las plumas que había en suelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emma, de eso se trata. He corregido la errata, tienes razón, faltaba esa palabra. :-)

      Eliminar
  2. Interesante final. No me lo esperaba en absoluto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M. Kellaway, se intenta sorprender un poco. :-)

      Eliminar
  3. Me sorprendió y me pareció muy entretenido.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dolly, conseguí mi objetivo. :-)

      Eliminar
  4. Cuanta intriga, me atrapó el misterio!!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia, vete liberando para la próxima. :-)

      Eliminar
  5. Hola, Javier:

    ¿Te conté que los relatos policíacos son parte de uno de mis géneros favoritos de la literatura ficiticia?

    ¡Disfruté mucho de tu texto!

    Como se lo dije a tu compañera, de una imagen muy compleja surgen historias muy intensas ó demasiadas intrigosas, como en tu caso.

    Por cierto, esta historia me recuerda a varios casos "unsolved" de la vida real; entre ellas se encuentra uno de mis casos favoritos, el asesinato de Elizabeth Short, mejor conocida como "The Black Dahlia".

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Karuna. A mí también me gusta el género negro, sea policíaco o no, casi siempre resulta interesante. :-)

      Eliminar
  6. ¡Me gustó! Me mantuvo en suspenso hasta el final y la última frase me sacó una sonrisa al comprenderlo todo. Supiste sacarle buen partido a la foto de las plumas.
    ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, osnolasaga, esa era la idea. :-)

      Eliminar
  7. Igual que los demás, me has atrapado hasta el final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, daniel, esa era la intención. :-)

      Eliminar
  8. Espera que termine de morirme de risa y sigo comentando xDDD Qué cara debió de quedársele al pobre director :p
    Me ha gustado mucho, solo te ha faltado llamar a la policía paranormal para investigar el caso jejeje
    No se me ocurre qué decirte para mejorar el texto, la verdad, creo que está muy bien tal cual lo tienes ahora mismo, así que ¡felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Xenariana, habrá que pensarse eso de la policía paranormal. :-)

      Eliminar
  9. Selin: Lo tuyo, lo tuyo, es el género policíaco y lo haces muy bien.
    No has escogido un género muy fácil, ya que en cada escrito tienes que aguzar tu ingenio. Se ve que te gustan los retos.
    Pues espero leer más de estos buenos e intrigantes relatos: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Doña Ku, intento que salga una historia. :-)

      Eliminar
  10. Yeah!! me gustó el suspenso que mantuviste hasta el final Selin. Eso es lo que extraño de muchos libros, más suspenso... que me deben buscar en mi mente las posibles respuestas y que al final te lancen todo sobre la mesa. Excelente relato, se nota que éste tema es tu fuerte.

    Felicitaciones~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rossiel, tiendo bastante a escribir hacia este estilo. :-)

      Eliminar
  11. Muy bueno, Selin!!

    Me tuviste intrigada todo el tiempo, pensando constantemente dónde podría haber estado la diva para dejar sólo ese manojo de plumas. Excelente!

    Y, aunque no viene al caso, te comento que hace un tiempo también escribí un relato policial, o al menos esa era la idea :-P Te lo comento porque mi relato se llama "Tres plumas", justamente el elemento en torno al cual gira el caso.

    Me voy después del autobombo, jeje.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maga, parece que la inspiración de esa imagen nos sugirió ideas parecidas, normal. esas plumas hay sin nada más. :-)

      Eliminar
  12. Selin me ha encantado tu forma de narrar y que esto quede entre nosotros me da una envidia sana la forma en que escribes y tratas los diálogos, son mi eterna maldición a la hora de escribir, jajaja.Solo decirte, y espero no molestar, que he visto que en estas frases "¿qué es lo que ha ocurrido?, ¿no le parece?" deberían comenzar por mayúsculas. Tienes un arte innato para el misterio y el suspense, enhorabuena...Besisss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo. Para que los diálogos fluyan es cuestión de práctica, aunque también de leer mucho y ver como lo han hecho otros.
      Respecto de esas frases que me indicas, tanto pueden ir con mayúscula o con minúscula. He preferido la minúscula, pues lo considero como una continuación, sin que haya ruptura del enunciado. Te agradezco igualmente el comentario, más vale exponer las dudas y discutirlas. :-)

      Eliminar
  13. ¡Hola Selin! Es un relato muy ágil e intrigante, me gusto como giró la historia hacia la magia, ¿con que así son las plumas del ave fénix? ¡que hermosas! :)

    ResponderEliminar
  14. Hola Selin, un gusto leerte :)
    Pues al igual que los demás me ha atrapado tu historia, me incita a seguir leyendo no se si por morbo o pura curiosidad jeje, está muy bien redactado, sólo noté und etallito aquí
    "Había poca luz, no era un lugar de paso y apenas había alguna farola que apenas iluminaba el entorno." la palabra apenas repetida en la misma oración como que no suena muy bien, tal vez podrías reemplazar un "apenas" por un "tan solo" por ejemplo, pero eso es todo; supongo que me di cuenta porque a mi me pasa mucho eso xD
    Y bueno eso sería todo por mi parte, de verdad que ha sido un gusto leerte y espero poder leer más cosas de ti pronto :3
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Selin!! que por fin puedo leer tu relato. (en realidad lo había leído pero sin comentar)
    Me parece interesante ver como es tu punto de vista, adoro la intriga del relato, no tenia ni idea de que iba a terminar de esa forma así que fue una sorpresa muy agradable. Es un relato muy bueno.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  16. Ha sido interesante, pero la novela policiaca no es de mis favoritas, sin embargo, está bien narrado y redactado... Aunque en este frase "—Sí, claro, vamos, acompáñeme, inspector Montes, es por aquí." me parece que hay alguna coma de más??

    Nos leemos xD

    ResponderEliminar