lunes, 31 de octubre de 2011

Noche Ánimas: Reunión de vecinos

Tal como decía, os presento un nuevo relato, del cual avancé la sinopsis (o tagline):

"¿A quién se le ocurriría convocar la reunión de los vecinos de la escalera un 31 de octubre? ¡Es la noche de ánimas!"


Este es el resultado:


**********


REUNIÓN DE VECINOS UNA NOCHE DE ÁNIMAS



Braulio, el pasante de la gestoría, había ido a recoger a Mercedes, su jefa, para que pudiesen llegar a la hora convenida para la reunión de vecinos del número 13 de la calle del Último Adiós.
En principio tenía que haber sido en otra fecha, pero coincidía con una fiesta que organizaba el municipio y se había cambiado al 31 de octubre a las 8 de la tarde. Referirse a la tarde era un decir, pues ya sería noche cerrada después del cambio de hora.
Había sido una tarde ajetreada en la oficina y Braulio llegó justo a tiempo de evitar una reprimenda, apenas un minuto antes de que Mercedes saliese de una reunión con unos posibles nuevos clientes. No se la veía muy contenta, por lo que Braulio evitó preguntarle cómo le había ido.
—¡Venga! ¡ Vámonos ya! —dijo muy seria Mercedes en cuanto entró en el coche—. Que se nos hace tarde.
Braulio no dijo nada, se limitó a asentir y se dispuso a conducir lo más rápido posible, pues solo faltaban quince minutos para la reunión de los vecinos y a nada que se complicase el tráfico no llegarían a tiempo. De hecho, aún yendo todo bien se retrasarían, aunque fuese poco.
Con todo, llegaron a tiempo de que la reunión de los vecinos empezase a la hora convenida, aun siendo los últimos en comparecer, que ya estaban presentes todos los vecinos interesados, reunidos dentro de la entrada del edificio.
Una vez intercambiadas unas breves salutaciones, se dispuso Mercedes a ir marcando los presentes en la lista de viviendas que Braulio le había pasado un momento antes. A medida que los apuntaba, Mercedes se fue animando. Lo normal era esperar a la segunda convocatoria para empezar formalmente, pues no se llegaba al quórum, pero en esta ocasión la asistencia era bastante numerosa y no haría ninguna falta. La verdad es que casi no cabían en aquel espacio.
No obstante, mientras apuntaba a los asistentes, a Mercedes le venía a la memoria que alguno de los pisos que iba apuntando tenían que estar vacíos o en venta. En concreto, había habido varios fallecimientos durante aquel año, pues muchos vecinos eran gente mayor, y no había habido ninguna modificación reciente en los recibos que pasaba cada mes de los gastos de la comunidad.
Más todavía, pensó que debía estar cansada, pues tenía la sensación de que veía como difuminadas a algunas personas, sobre todo las más jóvenes, que hacían poco que estaban en la escalera.
No obstante prosiguió con el orden del día que se había propuesto para la reunión: el estado de cuentas, las incidencias del año, escoger entre tres presupuestos para reparar el ascensor,...
El ambiente siguió tranquilo y los puntos se fueron aprobando por unanimidad.
Hasta que se llegó a la propuesta de pintar la fachada del edificio, donde la discusión no fue por cual presupuesto escoger entre los presentados, sino que se centró en el color que se escogería para hacerlo.
Las personas más jóvenes y buena parte de las de edad preferían un cambio respecto del actual, que les parecía algo apagado. Pero los más viejos se empeñaron en mantener el mismo color, pues era el que siempre habían visto y les resultaba familiar.
Después de un buen rato y viendo que no se pondrían de acuerdo, Mercedes optó por proponer una votación. Había calculado que ganaría la propuesta de cambiar el color, pero su sorpresa fue mayúscula cuando muy pocas manos se alzaron para votar eso mismo. Incluso le parecía a Mercedes que algunos jóvenes tenían el brazo sujeto al lado del cuerpo por algo medio fosforescente.
Si antes se notaba cansada, ahora ya empezó a encontrarse mal, se sentía algo mareada. La votación por mantener el color mostró casi todas las manos alzadas, algunas de manera normal, otras parecían colgar de la nada o de una especie de lianas espectrales.
Solo fue anotar el resultado de la votación, que Mercedes dio por concluida la reunión y les comunicó que en unos días pasaría una copia del acta a cada vecino. Estaba viendo demasiadas cosas raras aquella noche y solo quería irse lo más pronto posible a su casa. Hasta se le habían quitado las ganas de celebrar nada, aunque la tradición era comer, en familia o entre amigos, castañas asadas y boniatos.
—¡Qué lío! —exclamó Mercedes cuando salían hacia la calle— Por un momento he pensado que se iban a pelear entre ellos por el color de la fachada.
Es lo normal, discuten, hasta alzan la voz, pero al final no pasa nada —repuso  Braulio—.
—Sí, ya lo sé, pero es que tampoco me encontraba bien esta noche, no sé, me parecía que veía cosas raras.
—Bueno, no te preocupes por eso, no vale la pena. ¿Vamos para la fiesta?
—¿De qué fiesta me hablas? Anda, Braulio, déjate de bromas que hoy estoy muy cansada, no lo sabes bien. Llévame de vuelta hasta la oficina, que tengo el coche en el parking.
—Verás. Es que nos esperan en la fiesta del cementerio —dijo Braulio, ahora bastante serio—.
—¿Dónde? ¡Ni loca! Mira, que ya he tenido bastante para esta noche, así que déjalo, ¿vale?
—Lo siento, pero esto va en serio, Mercedes —una sonrisa triste acompañó sus palabras—. Cuando veníamos a toda velocidad con el coche para llegar a tiempo a la reunión, hemos chocado de frente con un camión y el coche ha quedado destrozado. Ahora nuestro sitio está allí... para siempre.

*********


Gracias por leerme,

Selin




63 comentarios:

  1. Uh, el final me sorprendió. Supongo que pudo verse venir, pero yo estaba muy concentrada preguntándome si iban a reaparecer los mayores que habían muerto o si iban a borrarse los jóvenes vivos...
    Y ella tan feliz en su reunión...

    ResponderEliminar
  2. Buen giro en el final! Jugando al despiste, jeje

    ResponderEliminar
  3. ¡Genial! Tenía mucha curiosidad por esta reunión de vecinos. Me ha gustado mucho como te quedó el resultado final.

    ResponderEliminar
  4. la forma de gestionar los diálogos, me ha encantado, y el final que me ha hecho releerlo :)

    ResponderEliminar
  5. Muy curioso, me queda la duda de si en la casa también ocurrian cosas sobrenaturales o era lo que captaba ella por estar muerta. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  6. Qué fuerte, desde luego que no me esperaba el final. Con razón veía cosas raras, los espectros de las personas que habían muerto manipulando las votaciones en la reunión. Muy ingenioso, y el número y nombre de la calle me han encantado. Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Uy madre! No me esperaba el final y yo creyendo que pasaría algo con los vecinos o algo. Me gusta más este final sin duda, pero ¿los vivos les podían ver o algo? Me recuerda a la pelicula de los otros
    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
  8. El giro final me ha encantado... es lo lógico de esta noche, lo inesperado y el más allá...

    ResponderEliminar
  9. Que atrapante, sólo el nombre de la calle: el último adios ya me mató.
    Muy buen final, ni me lo esperaba!!
    Como para fiesta estaba Mercedes jeje!!
    Un gusto leerte!!

    ResponderEliminar
  10. Buen relato, Selin :) Peeeero... jejejejeje. Creo que el final hubiera tenido más fuerza si no se dan explicaciones del accidente, o sea, que Braulio le dice a Mercedes que no es ninguna broma, que ahora su sitio está allí para siempre. Este final abre la mente del lector que se imagina "su final"... Igual estoy diciendo una tontería y hubiera quedado un truño, pero es que reconozco que soy un poco rara :P Te lo habías planteado por casualidad, Selin?

    ResponderEliminar
  11. Tú tagline me dio mucha curiosidad de leer el relato y me ha sorprendido mucho :O
    Me ha dado la sensación de que la reunión de vecinos era como un sueño mientras ella iba hacía la muerte. :O
    ¡Felicidades! :)

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo con kez, al final, como que me sobran explicaciones.
    Fácil de leer, y un final posible pero no esperado (que no sea por posibilidades, como comentaron los demás).
    Enhorabuena ;)

    ResponderEliminar
  13. Es muy rápido y fácil de leer y entender. Me gusto mucho que el final no me lo esperaba y estoy totalmente de acuerdo con los demás.
    Un beso
    Lu

    ResponderEliminar
  14. Ese final, sí que es una sorpresa:D
    Te quedó genial, Selin; pero qué crueldad, descubrir así uno que ha muerto... ^^

    Kisses y feliz halloween:D

    ResponderEliminar
  15. Qué final más interesante, me encantó tu relato, es muy novedoso, me gusta esa clase de relatos de los que no te esperas el final, te llega de golpe y es en pocas palabras sorprendente tu relato :)

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno, el final me ha pillado por sorpresa y eso que intentaba cazarte ;)
    salu2

    ResponderEliminar
  17. Jojojojo, yo preguntándome si es que vería cosas más raras en el cementerio que revelaran la realidad de las cosas, cuando en realidad lo que ella veía era a todos los muertos.

    Me encanta ese final, en el que dan giro a las cosas, y como ella, ni siquiera demasiado consciente de lo que pasó en realidad. ¡Muy bueno!

    Feliz día *-*

    ResponderEliminar
  18. ¡Buen vuelco final de la historia!.

    Yo creo que si se corta como dice Kez, le falta un pelín de detalle, aunque pillo la idea de que la profusión de detalles tan prosaicos le quitan algo a la historia, aunque fuerza tienen!.

    En cualquier caso, está jugoso eso de jugar a re-pensar el párrafo final y en desenlaces posibles .... :-))

    Quizá la última frase; podría haberlo explicado de manera más ambigua o con menos profusión de detalles tan contundentes:"Lo siento, pero esto va en serio, Mercedes —una sonrisa triste acompañó sus palabras— Cuando veníamos a toda velocidad con el coche para llegar a tiempo a la reunión, hemos chocado de frente con un camión y el coche ha quedado destrozado. Ahora nuestro sitio está allí... para siempre".

    Como:
    Lo siento, pero esto va en serio, Mercedes —una sonrisa triste acompañó sus palabras— el accidente que hemos tenido viniendo a toda velocidad hacia la reunión ha sido algo más que un contratiempo. Ahora nuestro sitio está allí
    ... para siempre.


    (Un amago, para ver que ciertamente escribir con la misma idea el final se las trae jejjeejej).

    Feliz noche de todas las ánimas.
    Que la Santa Compaña os sea propicia ;-)

    ResponderEliminar
  19. Una situación irreverente y una narración sumamente entretenida, es lo que he encontrado este día y agradezco por ello, ha sido un placer leerte.

    Concuerdo en los aspectos de la crítica de Lur, pero también en lo de ese asombroso final.

    ¡Feliz Halloween!

    ResponderEliminar
  20. Ja, me pescaste al fina!!!!! No me lo esperaba, y por otro lado no entendía hacia donde iba...

    Excelente!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Los detalles van apareciendo, Yess, y el final intenta ir un poco más allá. :-)

    ResponderEliminar
  22. Se intenta, Deflef, pero no demasiado. :-)

    ResponderEliminar
  23. Es una noche para lo inesperado, Déborah. :-)

    ResponderEliminar
  24. Espero que tu curiosidad haya quedado satisfecha, Laura. :-)

    ResponderEliminar
  25. Los diálogos dan agilidad a la historia, Jose, y llevan hasta un final que puede sorprender un poco.

    ResponderEliminar
  26. En las casas hay toda la historia de quienes han vivido antes, Nut, otra cosa es que se pueda percibir... en alguna noche especial. :-)

    ResponderEliminar
  27. La dirección es bastante conspicua, Hada, tal vez demasiado. ;-)

    ResponderEliminar
  28. Tal como va la historia, osnolasaga, aquí los muertos ven a todos y los vivos... ven fantasmas. ;-)

    ResponderEliminar
  29. Eso intento, Lucía, despetar el interés. :-)

    ResponderEliminar
  30. Pues sí, pak1to, es una noche de conexiones con el más allá. :-)

    ResponderEliminar
  31. El nombre de la calle, Patricia, ya predispone a una fiesta muy especial. ;-)

    ResponderEliminar
  32. Me he releído la historia, kez, y es cierto que la última frase es larga para el ritmo del diálogo y le sobrarían un par de líneas. :-)

    ResponderEliminar
  33. El tagline era muy descriptivo, Nerea. Más que un sueño, ¿una tarea pendiente? ;-)

    ResponderEliminar
  34. Es eso, Iván, las explicaciones tienen que llegar en el momento justo, pero sin romper el ritmo. :-)

    ResponderEliminar
  35. La lectura, Lu..., tiene que ser amena y fluida para mantener el interés. ;-)

    ResponderEliminar
  36. Tal vez sí sea cruel, Karol, pero me da que muchas veces es una completa sorpresa. ;-)

    ResponderEliminar
  37. El final, Abi, necesita algún aliciente. ;-)

    ResponderEliminar
  38. A ver la próxima, Ice, que la veda sigue abierta, :D

    ResponderEliminar
  39. Ya ves que no hacía falta llegar hasta el cementerio, Pukit, que ya la escena era suficiente. ;-)

    ResponderEliminar
  40. Vas bien, Lur, si el párrafo final es demasiado largo, es necesario a)repartirlo con un poco más de diálogo b)colocar algún detalle como antecedente que prepare un final con menos palabras. Habrá que pensarlo. ;-)

    ResponderEliminar
  41. En estas historias manda la irreverencia, Athena, aunque sea un poco. ;-)

    ResponderEliminar
  42. El suspense es bueno, La Novia, para atrapar en la red, ;.)

    ResponderEliminar
  43. Está muy bien. Me ha gustado mucho. Sin embargo, si aceptas la sugerencia, yo intentaría pulirlo un poco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Plenamente aceptada, Saskia, tengo la intención de arreglarlo. :-)

    ResponderEliminar
  45. Maribel García Márquez1 de noviembre de 2011, 18:57

    Siempre se ha dicho que las prisas son malas... y he aquí las consecuencias. Hasta el último día de tu vida tienes que trabajar ja ja...
    Relato intrigante y con final propio de estas fechas. Lo encuentro muy bien redactado, nada aburrido y sencillo, despertando el interés por acabarlo. Quizás tengan razón cuando dicen que el final es largo. Sería interesante cear algo más de intriga como sugiere Kez.
    Me ha gustado mucho. Espero que nos regales más...

    ResponderEliminar
  46. Carambas Selin!!! Yo pensando que eran algunos entes colados en la reunión y que Braulio era cómplice, pero el final... pufff!!!! Excelente!!!! Abrazos y que estes bien!!!

    Plekito

    ResponderEliminar
  47. Es lo que tienen las tareas pendientes, Maribel, que pueden obsesionar. Y del final, pues sí, mejor si sugiere más y muestra menos.

    ResponderEliminar
  48. En estas fechas, Plekito, mejor no pasar lista... por si acaso.

    ResponderEliminar
  49. Muertos y todo siguieron adelante con la reunión, jejeje, eso si que es amor por el trabajo. Solo una pequeña sugerencia, o más bien duda: ¿por qué solo se dio cuenta Braulio de que estaban muertos?
    Un saludo
    ibso

    ResponderEliminar
  50. Tenía muchas ganas de leerlo desde que lei el tagline el 17...
    Me ha gustado mucho mucho mucho la historia un besazoo¡¡¡ =)

    ResponderEliminar
  51. Selín, muy buen final, totalmente inesperado. Mis felicitaciones, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  52. Buenisimo.....no me esperaba este final.
    Adelante con tus relatos.

    Montse Serra

    ResponderEliminar
  53. El tagline, Atenea, provocó bastante expectación en todos, que teníamos ganas de ver el resultado. :-)

    ResponderEliminar
  54. Las historias, Ro., necesitan sorprender... dentro de la lógica de la narración. :-)

    ResponderEliminar
  55. Continuo, Montse, continuo. Y dando cuenta de mis andanzas. ;-)

    ResponderEliminar
  56. Tal vez aún llegue alguien más por aquí. Mientras tanto... GRACIAS, vuestros comentarios me muestran como he llegado hasta vosotros. :-)

    ResponderEliminar
  57. El factor sorpresa en el momento indicado, le da un 10 a tu texto dedicado al Halloween, estimado Selin.

    Tan divertido que estaba el relato y con un final inesperado.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  58. Gracias, Karuna, es una noche con intriga y al relato le va bien algo de eso. :-)

    ResponderEliminar